Libro: Éramos unos niños - Patti Smith

Just Kids * DeBolsillo * 305 pág. * CL$11.990 (US$18.6)



Corría el mes de julio de 1967 y eran unos niños, pero a partir de entonces Patti Smith y Robert Mapplethorpe sellaron una amistad que solo acabaría con la muerte del gran fotógrafo, en 1989. De eso habla este espléndido libro de memorias, de la vida en común de estos artistas, los dos entusiastas y apasionados, que cruzaron a grandes pasos la periferia de Nueva York para llegar hasta el centro neurálgico del nuevo arte. Fue así que acabaron instalándose en el hotel Chelsea y se convirtieron en los protagonistas de un mundo hoy ya perdido donde reinaban Allen Ginsberg, Andy Warhol y sus chicos, y se creaban las grandes bandas de música que marcaron los años finales del siglo XX, mientras el sida hacía estragos.

Lejos de ser un libro triste y nostálgico, Éramos unos niños es un homenaje a la amistad sin trabas, y sus páginas cargadas de vitalidad y humor nos devuelven el sabor de esa gran ciudad donde hubo un tiempo en que casi todo era posible.

Opinión


"Fue el verano en que murió Coltrane. Los hippies alzaron sus brazos vacíos y China detonó la bomba de hidrógeno.. Jimi Hendrix prendió fuego a su guitarra en Monterey. Fue el verano del amor. Y en aquel clima cambiante e inhóspito,. un encuentro casual cambió el curso de mi vida: fue el verano en que conocí a Robert Mapplethorpe..."

No puedo explicar lo mucho que amé este libro. Patti Smith siempre ha sido un referente femenino para mí debido a sus canciones, pero después de este libro mi amor por ella creció exponencialmente. 

Éramos Unos Niños no es más que la historia de una amistad hermosa. Patti y Robert se conocen en Nueva York en 1967 y se convierten en mejores amigos de la vida. Patti en esos años trabajaba como dependienta en una librería y él trabajaba en distintas cosas para sustentar su sueño: ser artista. 

El libro nos relata las andanzas de esta pareja, sus altos y bajos como amantes y amigos y su evolución como artistas. Mientras él tiene claro que lo suyo es lo visual, Patti Smith busca su camino en la pintura, la poesía y la redacción de artículos para revistas de música.

"'Nadie ve como nosotros, Patti', repitió. Siempre que decía cosas como aquella, por un mágico instante, era como si fuéramos las dos únicas personas en el mundo"

Antes de este libro, siempre asocié el nombre de Patti Smith a la música, pero nunca supe hasta ahora que la música fue para ella una casualidad que la atrapó y de la que no pudo desprenderse más. ¡Bendita casualidad y benditas las personas que le hicieron creer en su potencial!

Pero este libro es por y para Robert Mapplethorpe y es él quien se gana toda nuestra atención porque Patti lo ama y logra traspasar ese amor a través de las páginas de este libro y nos hace amarlo de la misma manera también.

Robert es esa clase de persona (o personaje) que no sabes si realmente existió o es parte de la imaginación de alguien. Es un personaje carismático, generoso, vanguardista, pero a la vez egocéntrico, vulnerable y necesitado de amor, casi un cliché, y aunque sabemos como termina, no podemos dejar de leer sobre él.

"Pero él servía al arte, no a la iglesia ni a la patria. Sus collares de cuentas, su pantalón de peto y su chaleco de piel de carnero no eran un disfraz, sino una expresión de libertad"

Quizás para los entendidos este libro peque de exagerar los lugares comunes y de ser repetitivo, pero a mí fue eso lo que me hizo devorarlo. Podía leer 20 veces las descripciones del Hotel Chelsea, sus residentes y visitantes a fines de los 60´s o sus pensamientos sobre Rimbaud, porque cada uno era diferente dependiendo el momento que relataba. Fue como leer el diario de vida de Patti Smith y su vida era tan interesante y entretenida que me encantó sentirme parte de eso a través de la lectura.

Debo confesar que a pesar de conocer esta historia, de igual forma me la lloré toda cuando llegué al final del libro. Patti te hace querer tanto a Robert que terminamos sintiendo su pérdida tanto como ella, el vacío que deja una persona como él debe ser muy difícil de llenar.

"Sonríe por mí, Patti, porque yo sonrío por ti"

En resumen: Éramos Unos Niños nos relata la historia de amistad sin barreras entre los artistas Patti Smith y Robert Mapplethorpe, quienes crecieron en los acalorados 60´s y de la mano se abrieron camino a través del arte en los rebeldes 70´s, convirtiéndose en referentes para sus pares.

Imágenes capturadas por Robert Mapplethorpe y extraídas de la web de la Fundación Robert Mapplethorpe

Puntuación



5/5: Imprescindible


***************************************

Gracias por leerme

Hasta pronto

Verota



Mis favoritos del mes #Julio

Les cuento:  julio ha sido el mes más horrible de la vida y agradezco seguir viva a estas alturas, por lo que quizás estos favoritos estén influenciados por esos sucesos y no por la genialidad de los mismos.


Película: Dunkirk (Christopher Nolan)


No es la mejor de Nolan (Inception y Memento siguen siendo mis favoritas), pero aún así Dunkirk es genial. La película trata sobre el rescate de miles de soldados ingleses que quedaron atrapados (y rodeados) en la costa de Dunkirk (Francia) durante la Segunda Guerra Mundial y nos cuenta la hazaña desde tres puntos de vista (y en varias líneas temporales, muy Nolan por supuesto). La película está tan bien lograda en cuanto a sonido que uno siente la angustia y el miedo cuando se escuchan los aviones alemanes y caen las bombas (al menos en ese ítem preveo nominaciones a todos los premios del año). Destaco la actuación de Tom Hardy y sus ojos maravillosos que logran decir tanto en una sola toma. 




Serie: Westworld


Creo que ya lo dije todo en la entrada anterior sobre Westworld, solo volver a decir que estuve 2 tardes/noches de julio pegada a la pantalla pasando un capítulo tras otro tratando de entender que escondía este parque. El último capítulo de la temporada (que dura media hora más) da tantos giros que tuve que verlo 2 veces y temo lo que pasará de ahora en adelante porque el final fue demasiado perfecto.



Música: Ok Computer OKNOTOK - Radiohead 


Durante Julio estuve pegada con la re-edición de este clásico de Radiohead (mi favorito de la banda). Ok Computer es uno de esos álbumes a los que siempre vuelvo y le he dado replay muchas veces estas últimas semanas. Además este disco incluye una de las canciones imprescindibles en mis playlist: No Surprises, por lo que era justo y necesario destacarle. 




Libro: We Rock - Varios Autores


Libro de cuentos cortos que giran alrededor del rock. We Rock reúne a varios autores chilenos y las historias van desde una banda emergente que anda de gira a una fanática que debe viajar muchas horas para llegar a Santiago al concierto de su banda favorita. Lo amé.


Estos han sido mis favoritos del mes.
Nos leemos en otra ocasión.

Verota

Serie: Westworld - Primera Temporada



Primer episodio: 2 de octubre de 2016
Número De Episodios: 10
Número De Temporadas: 1
Red: HBO
Creador: Jonathan Nolan y Lisa Joy
Basado en: Westworld de Michael Crichton
Reparto: Anthony Hopkins, Ed Harris, Evan Rachel Wood, James Marsden, Thandie Newton, Jeffrey Wright, Rodrigo Santoro



No soy de seguir muchas series y si alguna me gusta tampoco me tiro en banda a maratonear, por lo que si termino de ver una temporada en 2 días es porque realmente aluciné con ella.

Eso es exactamente lo que pasó con Westworld, serie de ciencia ficción creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy para HBO, basada en la película homónima de 1973, escrita y dirigida por el novelista estadounidense Michael Crichton.

Westworld es un parque temático sobre el lejano Oeste con un nivel de tecnología tan avanzado que en él viven androides (anfitrión/host) muy similares a los seres humanos, estos tienen una vida y una narrativa "cargada" en su sistema que se va adaptando de acuerdo a como los humanos visitantes interactuan con ellos. El lugar está hecho para que los humanos descarguen sus más bajos instintos con los androides pues estos "personajes" son restaurados y reseteados cada día y aparentemente no recuerdan nada de lo ocurrido con los visitantes anteriores.

Robert Ford (Anthony Hopkins) es el amo y señor de este parque. Es el único que maneja toda la base de datos y aunque parece un afable anciano, es quien tiene el mayor conocimiento del parque y es un personaje que da mucho juego sicológico y filosófico dentro de la trama. Como siempre tener a Anthony Hopkins en el reparto es un acierto y no sabría decir si ese personaje funcionaría si otro lo interpreta (lo amo!!).



El personaje de Dolores (Evan Rachel Wood) por otro lado nos mantiene en vilo, pues es la anfitrión más antigua de Westworld y está programada para ser la damisela en apuros que los visitantes deben salvar, pero ya en el primer capítulo sabemos que su "mente" funciona diferente y que parece no estar bajo control del sistema como el resto de los habitantes del parque. 

Al principio la serie avanza lenta, pero debo reconocer que al saber que el guionista de esta era Jonathan Nolan (guionista de Interstellar) me hizo pensar que lo que parecía una simple historia debía tener algo  más en el fondo y que había que fijarse en cada detalle para entenderla y no me equivoqué: la primera mitad de la serie hay que verla muy atenta para entender como se desarrollan los hechos posteriormente.

No hay mucho más que decir sin spoilear, pero debo destacar todo el trabajo de producción y la fotografía, además de la espectacular banda sonora, a cargo de Ramin Djawadi (Game Of Thrones) que incluye unas potentes versiones para piano y orquesta de canciones populares. La versión de Paint it Black (Rolling Stones) es bestial y hace de la escena de un robo una obra maestra.


No me alargo más, solo decirles que Westworld tiene mucho juego y que estoy ansiosa por el estreno de su segunda temporada en 2018, pues en 10 capítulos logró engancharme demasiado.

Nos leemos pronto

Verota







Mis favoritos del mes #Junio

Película: Los Padecientes


Me pasó algo muy singular con esta película. Yo iba con la idea de ver Wonder Woman, pero la función empezaba demasiado tarde así que para no quedarme con los deseos de una tarde de cine compré para ver la película argentina Los Padecientes. La cuestion es que entré a la sala y no había nadie más. Busque mi asiento y esperé paciente a que entrara más gente, pero no, era solo yo en la sala. Menos mal que la tanda de trailers fue larga porque tuve un ataque de risa por este extraño momento de mi vida.

Además disfruté mucho de la historia (ver una película sin que nadie te moleste ni con el sonido de las palomitas ayuda); aunque tiene momentos muy predecibles, la actuación de Angela Torres es brutal y es eso lo que salva completamente la película.


Serie: Black Mirror - The Waldo Moment


Black Mirror se vende como una serie, pero cada capítulo es una historia diferente que intenta representar las interacciones humanas ante el avance de la tecnología. A pesar de ser capítulos no relacionados entre sí, me vi casi todos los capítulos en una tarde porque fue imposible parar ante tanta genialidad.

Entre todos los episodios, hay uno que he visto 4 veces y es The Waldo Moment. Este episodio (temporada 2, capítulo 3) trata de un personaje virtual que pasa de burlarse de la política a ser parte importante de esta y nos recalca como un buen movimiento de marketing puede posicionar a cualquier personaje en el radar político serio de un territorio.  No es el mejor de todos, pero con Trump dando jugo en la Casa Blanca y con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina en Chile, es un imprescindible y así se lo he hecho saber a todos.



Música: Melodrama - Lorde.


¡Chiquilla seca! es que amo Melodrama de principio a fin! Tiene onda, tiene ritmo, tiene poesía, es un hit tras otro. En pocas palabras: ¡Me encanta!





Nos leemos pronto

Abrazos virtuales

Verota