1984 - George Orwell

jueves, diciembre 26, 2013 Verota 3 Comments

1984 describe implacablemente a una sociedad en que la tecnología y el Estado se han adueñado de la libertad de las personas, las cuales, viviendo vigiladas por el "Gran Hermano", terminan siendo un paradigma de los sistemas políticos que sacrifican al hombre por una ideología.

Opinión


Primero, debo decir que por diversos motivos postergué la lectura de esta novela por años, aún sabiendo que posiblemente se convertiría en mi favorita una vez que lo hiciera y que probable pusiera en palabras coherentes muchas cosas que pienso y que creo desde hace muchos años.

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

Parto por contar que 1984 es un libro que nos cuenta el proceso que se lleva a cabo en la mente de un hombre llamado Winston Smith que empieza a cuestionarse la verdad sobre el régimen totalitario en el que está inmerso, régimen en el cual el común de la sociedad cree ciegamente.

La trama nos introduce en la cabeza de Winston y en como tras años trabajando para el Ministerio de la verdad comienza a notar como el Partido Único dominante manipula la historia a su propia conveniencia. El lector acompaña a Winston en su transmutación desde el pensamiento a los hechos y luego a su resignación, en una oligarquía que no ha dejado nada a al azar y que ha aprendido de los errores de todas las dictaduras para mantener el poder. Esta dictadura ha encontrado la fórmula para dominar a las masas y eso es mutilar todo sentimiento ajeno al odio, a la lealtad a la patria y por supuesto al partido que les domina. Además el amor solo se justifica si es hacia la figura omnipresente del líder, el mítico Gran Hermano.

Y dentro de todo el hervidero que es su cabeza, logramos hacernos un retrato de esta extraña y a la vez familiar sociedad, donde las personas no logran estar solas con sus pensamientos en ningún momento. Donde se te vigila día y noche y donde quienes tienen el poder están cada más cerca de controlar cada pensamiento en el mundo.
La historia se ha detenido. No existe nada salvo un presente interminable donde el partido siempre tiene la razón.
Conocemos. a través de Winston, las diferentes caras de esta sociedad donde destacan personajes como: Parson, que es el reflejo del sumiso que confía ciegamente en el sistema; Julia, una mujer que vive en sus propias reglas internas, que odia al partido, pero que no cree que algo vaya a cambiar; o Syme, que sabe las triquiñuelas que hace el partido, pero que las justifica y las aprueba.

Hay tantas frases, tantos conceptos y tanta verdad que rescatar de estas páginas que ninguna reseña que una aficionada como yo pueda hacer le hará justicia a lo que sentí a medida de que avanzaba en la lectura. La novela, publicada por primera vez en 1950, parece ser un claro reflejo de lo que es el mundo hoy en día, con un montón de medios tecnológicos que apuntan a un dominio y un control de las masas de manera tan sutil que parece ser todo normal, y es eso (y no su carácter de clásico) lo que la mantiene vigente hasta el día de hoy.

Pero si he de escribir algo, dentro de mi impresión puedo decir que es una lectura que no dejará a nadie indiferente. Está llena de matices y retrata de manera muy creíble el dilema de un hombre que comienza a ver los vacíos en la historia de la revolución de la que se jacta el partido que está en el poder y que aún así debe actuar como todos para evitar que eso lo lleve a la muerte y es ahí donde uno se hace parte de su impotencia y de lo irrisoria que muchas veces es la aparente verdad.

Demás está decir que recomiendo este libro una y mil veces, pero si por algún motivo alguien no está interesado, al menos le exijo (sí, les obligo a hacerlo!) que lea el Capítulo 9 de la Segunda Parte porque es demasiado revelador y pone en palabras simples lo que muchos pensamos acerca del cómo está distribuido el mundo.
Sabemos que nadie jamás toma el poder con la intención de abandonarlo. El poder no es un medio sino un fin. No se establece una dictadura con el fin de salvaguardar la revolución; ni se hace la revolución para establecer la dictadura. El objeto de la persecución es la persecución. El objeto de la tortura es la tortura. El objeto del poder es el poder

Nota




Otros



En diciembre de 1984 la novela llegó al cine, con las actuaciones de John Hurt y Richard Burton. Se dice que varias escenas se grabaron en la misma fecha en que suceden en el libro. No la he visto, pero creo que la veré pronto.



3 comentarios:

  1. Excelente libro, excelente escritor <3

    ResponderEliminar
  2. La tengo pendiente hace muuuucho tiempo...a ver cuando me pongo que por falta de buenas críticas no será.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Este libro me encanta, aunque aun no he visto la película espero hacerlo pronto.
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí. Si te ha gustado el blog o quieres sugerir algo, eres libre de dejar tu comentario. Sólo pido respeto y tolerancia. Haya paz. Nos leemos